17 de noviembre de 2014

Perseverar

Perseverar para obtener títulos ya no es mi prioridad, ahora persevero para tocar la salud emocional. Perseverar  es una virtud que enriquece cualquier designio de vida. Es un valor de gran envergadura que posee  el alma capaz de mirar con el corazón. Lograr la salud emocional  se consigue mirando bajo la lupa del corazón. Aunque mirar con el corazón se llega a mal interpretar al pensar que la dulzura y la bondad son su ideal, para mí, eso no es mirar con el corazón. Mirar con el corazón es estar invadida de confianza, determinación y amor para tocar las emociones exentas de toda enfermedad emocional. Virtudes que envuelven mi diario caminar para lograr mi meta. Persevero para progresar interiormente y tocar el centro de la vida, esa es la labor que me mantiene apasionada en cada respiro que doy. Perseverar no son los títulos que adquiero, mucho menos los bienes materiales o económicos no, comprendo que son necesarios sí, pero ahora me mantengo ocupada en sentir lo subjetivo de la vida empapándome de lo divino y mágico del caminar. Miro con asombro los múltiples contaminantes se acercan a este cuerpo como intentando contagiarme, pero es tan poderosa la voluntad que rápidamente me rescata. Amo saber que soy capaz de salvarme del pasado o de la periferia que suelta contaminantes de todo tipo. Es divino saberse preparada para avanzar y estar impregnada de solvencia en el corazón, creatividad en la mente y perseverancia en el caminar. Esa es mi razón de vivir, es mi meta; ir tras el progreso de vida. Todo ello me mantiene encantada y ocupada, segura estoy que difícilmente la soltare pues la perseverancia ha sido mi aliada desde el día que la encontré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son bienvenidos