30 de junio de 2016

En vano es buscar...

Hace años rogaba a Dios que me ayudara y no se en que momento sucedió que la respuesta llego para dictarme lo siguiente; no hagas nada, solo deja que suceda, lo que tenga que suceder, no hagas nada, solo “se”.
Fue mágico cuando me quede en la nada. Hoy... cuando tengo algún problema ya no ruego, sencillamente me entrego a él.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son bienvenidos