11 de junio de 2015

El hombre del tao actúa sin impedimentos

Tú siempre actúas con impedimentos, el opuesto siempre está ahí creando el obstáculo, no eres un fluir.
Si amas, el odio siempre está ahí como un impedimento. Si te mueves, algo te mantiene anclado, nunca te mueves totalmente siempre queda algo, el movimiento no es total, te mueves con una pierna pero la otra no se mueve. ¿Cómo te puedes mover? El obstáculo está ahí y este obstáculo, este continuo movimiento de una mitad y no movimiento de la otra mitad es tu angustia, tu ansiedad.
¿Por qué estás sumido en tanta angustia? ¿Qué es lo que crea tanta ansiedad en ti? Hagas lo que hagas, ¿por qué no fluye la fe­licidad a través de ti? La felicidad sólo puede fluir en la totalidad, nunca en la parte.     
Cuando el conjunto se mueve sin impedimento, el mismo mo­vimiento en sí es estático. La dicha no es algo que provenga del exterior -es el sentimiento que llega cuando todo tu ser se mue­ve, el mismo movimiento del todo es felicidad. No es algo que te suceda, que surja de ti, es una armonía en tu ser.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son bienvenidos