23 de febrero de 2015

El último

Lao Tse solía decir: «Soy el último, por eso soy el más pacífico, porque nadie viene a pelear conmigo». ¿Quién va a combatir con el último? Todo el mundo siente compasión por él; todo el mundo piensa: «Pobre hombre» y ¿quién ambiciona ser el último? nadie llega y deja su sitio.
Si eres el último, te dejan a solas, nadie viene a molestarte, simplemente puedes ser tú mismo. Cuando estás preparado para ser el último, puedes estar en el presente —nunca de otra manera. Si quieres ser el primero, tendrás que mantenerte en el futuro, porque tendrás que pensar: «¿Cómo ser el primero? ¿Cómo sacar a esa gente que ya está allí para hacerme un sitio yo? ¿Cómo luchar? ¿Cómo arreglármelas? ¿Qué hacer? ¿Qué no hacer?», estarás en el futuro. Tratar de ser el primero es estar en el futuro: si quieres ser el primero, tendrás que proyectar, preocuparte por el futuro. Y ¿de dónde vas a tomar las ideas? —del pasado. Así pues, seguirás estando en el pasado y en el futuro, y continuarás perdiéndote el presente.
El presente es lo único que existe ahora es el único tiempo real.
Alguien que ya esté preparado para ser el último —no como estrategia para ser el primero, sino como comprensión de que es absurdo competir ¿Cuál es el punto de todo ello? ¿Por qué no disfrutar de la vida? Solo puedes hacer una cosa: o bien puedes competir o celebrar. Si compites, no puedes celebrar; si celebras, no puedes competir; es la misma enera. O bien disfrutas o luchas o amas o peleas ambas cosas juntas no es posible.
Por lo tanto, la persona que está al último —no por el deseo de ser el primero, sino por la comprensión de que ser el primero es una tontería de la mente. Viendo la necedad que hay en ello, viendo su inutilidad, viendo la gente que está primero parece que están en el infierno —en esa comprensión uno llega a ser el primero. ¿Puedes verlo? ¿Lo comprendes?
Entendiendo esto, uno es primero, antes que ganar un lugar para ser el primero. Esto es lo que Jesús quiere decir cuando  dice; «Los últimos serán los primeros»,

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son bienvenidos