30 de noviembre de 2014

Danos el pan nuestro de cada día

“Danos el pan nuestro de cada día” letras de una hermosa oración, la cual me recuerda la infancia, cuando aprendía el padre nuestro, oración enseñada por la iglesia, mi madre decía que a través de ella me acercarían a DIOS. Por aquel entonces la inocencia era tan basta y divina que obedientemente aprendía letra a letra, incluso hubo una época que lo rezaba tan fervientemente que me perdía entre la infinidad de voces acompasadas por el ritmo de las almas. Hoy en día es distinto, descubrí que orar desde las entrañas, desde las profundidades del corazón uno realmente toca a Dios y eso me sucede en este instante. Entre el silencio de los libros  encontré nuevamente tan divina oración heredadas por Jesús; “danos el pan nuestro de cada día” y contrario a ponerme a rezarla una y otra vez, decidí dejarla aquí acompañada por mi deseo; “dame valor para mirar la basura que me habita y amor para transformarla en energía pura. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son bienvenidos