3 de abril de 2013

Tecali de Herrera, Puebla, Mexico

Inquieta por naturaleza y en constante búsqueda de la creatividad, salí de casa para visitar un pequeño poblado donde trabajan con el onix. Tome un autobús que se encamino por un camino árido, casi desértico. Un camino que a simple vista se miraba patético, solo hablaba por el; la tierra seca y su naturaleza sedienta. 

Siempre he argumentado que mis actos son guiados por el destino,  
estaba por llegar al lugar que había decidido visitar cuando una fiesta patronal se cruzaba por mi camino. Sin pensarlo baje del autobús y sin titubeo alguno me sumergí en aquel colorido festejo.

Ahí estaba... sumergida entre corazones latiendo y cantando devotamente al santo patrono de aquel pequeño poblado. Me absorvia de cada instante mirando de un lado a otro, caminando entre ellos como multiplicándome entre halos de vida.

Al llegar al lugar donde veneraban a su santo, simple y llanamente retorne sobre mis pasos, Dios ya había caminado conmigo.

Retorne al camino inicial, para continuar en busca de la creatividad. 
Cada paso que daban mis pies tocaban el mármol o el onix convertidos en padecería, pasos impregnados de dudas y preguntandome  ¿que voy a encontrar aquí?

Ahí encontré la creatividad surgiendo por doquier, encontré lo que son capaces de crear hombres y mujeres que habitan en un pequeño poblado; "tallar la piedra hasta convertirla en arte".

La creatividad plasmada en onix y mármol

Todo es belleza!

...y Consuelo embebiéndose de ella


Es magnifica! Es el espiritu del hombre plasmado en piedra

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son bienvenidos